.

3 técnicas de mindfulness para los más pequeños

abril 9, 2021 6:36 pm

El mindfulness es una actividad que se puede realizar a cualquier edad. Cuando se practica desde pequeños, ayuda a desarrollar la concentración y mejora la atención. Si quieres empezar a practicar esta actividad con tu hijo o hija aquí te dejamos algunas actividades:

Compañero de respiración

Es probable que un niño pequeño no entienda por completo si le dices que ponga su concentración en cómo respira. Para hacerlo más fácil, pídele que respire con un compañero. Haz que tu hijo o hija se acueste boca arriba y ponga su juguete o peluche favorito encima de su estómago. Mientras respira enséñale a tu hijo que ponga atención a cómo el peluche sube y baja según su respiración. Esta actividad ayuda a que los pequeños se vuelvan conscientes de su respiración y del control que tienen sobre ella.

Emociones como el clima

En su libro Tranquilos y atentos como una rana, la autora Eline Snel propone una actividad en la cual los niños y niñas relacionen cómo se sienten con fenómenos meteorológicos: la lluvia, el sol, una tormenta, el viento, etc. De esta manera, los niños desarrollan su inteligencia emocional y aprenden a reconocer sentimientos. Con este ejercicio, los más pequeños aprenden a percibir y reconocer sus emociones.

Meditación de la rana

En el mismo libro, Eline Snel propone una “meditación de rana”, la cual consiste en que los niños se sienten como ranas y se queden completamente quietos y en silencio durante uno a dos minutos. Durante este tiempo los niños y niñas deben prestar atención a lo que sucede a su alrededor, pero sin dejarse influir por lo que pasa. También deben concentrar su atención en el bajar y subir de su pancita cuando respiran. De esta manera los niños y niñas se relajan, desarrollan la paciencia y se fomenta la concentración.

Esperamos que utilices estas técnicas para enseñar un buen hábito a tus hijos que les ayudará a mejorar su concentración, pero también a estar mejor preparados para sobrellevar situaciones de estrés en el futuro. Una buena educación emocional es una base importante para sus vidas.